Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

video

Cómo hacer un diálogo de cine según Jarmusch

Jim Jarmusch (22 de enero de 1953), es un director norteamericano, uno de los más influyentes en las nuevas generaciones de cineastas, más por estética que por profundidad. Tiene algunas películas muy interesantes a nivel cinematográfico, como “Down by Law, 1986” (Bajo el peso de la ley), “Night on Earth, 1991” (Noche en la Tierra) o “Dead Man, 1995). Aunque muchas veces resulta un tanto irregular, quizá por el ímpetu de buscar una nueva forma de narrar.

“Ghost Dog, 1999” no es una de sus mejores obras, pero contiene mucho momentos interesantes. Cuenta la historia de un sicario llamado Ghost Dog (Forest Whitaker) que vive bajo los códigos del samurái y trabaja para la mafia, hasta que se vuelve contra él.

El fragmento en cuestión es una conversación. Kenji Mizoguchi siempre ha sido una gran influencia en Jarmusch, quizá éste sea uno de esos momentos donde la influencia sobrevuela sobre una escena. Mizoguchi era un director que, entre muchas cosas, basó los diálogos de sus películas en el conocimiento de la sociedad, el funcionamiento o los mecanismos de composición de un Estado a nivel social, fundamentalmente, llevado al terreno más humano y comprensivo, concienciado, y siempre con un mensaje implícito, más allá de la comprensión de las propias palabras.

Jarmusch hizo una escena en la que la comprensión entre dos seres que no hablan el mismo idioma sea inmejorable. Buscando una conexión entre dos almas bondadosas, desde su punto de vista justas y humanas. Parece que los diálogos siempre busquen una conexión dialéctica, como si todo dependiera de una sucesión de palabras que nos llevan de una escena a otra. Jarmusch, como Mizoguchi (y tantos otros), no pretende llevarnos de un sitio a otro, sino conocer a Ghost Dog más allá de ser un sicario. La relación entre él y Raymond (Isaach De Bankolé) no es necesaria a nivel argumental, pero sí para conocer otros aspectos de Ghost Dog. Raymond no es el único personaje que tiene esta relación con Ghost Dog, también tenemos a Pearline (Camille Winbush), por citar otro ejemplo.

Una de las características más importantes del cine de Jarmusch, se basa justamente en este punto de creación de personajes, creados para el conocimiento interior del protagonista, para definirlo.

Jarmush es un director un tanto atípico, a veces difícil de comprender a nivel cinematográfico, de historias sencillas y especialmente bien filmadas, con muchos detalles, ya sea con el guión o con la escritura de las imágenes.

Francesc Alarcón

16 de septiembre de 2017

comparte

Artículos destacados

París, Texas
París, Texas

“París, Texas” es una película dirigida por Wim Wenders en 1984. De esta obra quisiera remarcar la secuencia inicial. Ésta empieza con un pl ...

Cómo filmar el espacio, según George Cukor
Cómo filmar el espacio, según George Cuko ...

George Cukor (7 de julio de 1899 – 24 de enero de 1983), fue un director de cine norteamericano, uno de los más importantes de la mejor époc ...