Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

'María Estuardo' de Friedrich Schiller, por Sandra Sàrrias.

"María Estuardo" de Friedrich Schiller, por Sandra Sàrrias.

Friedrich Schiller (1759–1805), fue un escritor alemán que junto a Goethe formaron el dueto de dramaturgos más importantes en la Alemania del siglo XVIII, y conformaron el periodo clásico de la literatura alemana. Schiller vivió en la transición del absolutismo a la burguesía, en la época de la Revolución francesa, y sus obras representan una evolución tanto personal como social; en sus obras hay ideas de lo humano contrapuesto a la dominación, en contextos históricos como la Edad Media y el Barroco, siendo tratadas en diferentes géneros, como la comedia y la tragedia. Sus obras más representativas son: "Los Bandidios" de 1781; "María Estuardo" de 1800 y "Guillermo Tell" de 1803/1804.

"María Estuardo", la obra de la que os hablaré hoy, es una tragedia basada en un hecho histórico: la encarcelación y decapitación de María Estuardo, reina de Escocia; obra relevante de la madurez del autor. Esta obra es un interesante nexo entre dos épocas bien diferenciadas en su producción: l'Sturm und Drang y el llamado el periodo clásico. La obra se concentra en los últimos días de la reina, iniciándola de primeras con el acontecimiento fatídico. El objetivo de la obra es acercar el individuo a lo sublime y desatarlo de las cosas materiales, de esta manera, Estuardo resulta ser una víctima inocente de Estado y una víctima herida de sus propias culpas, siendo todas ellas expiadas con el acto fatal y liberada como un ángel purificado a su anhelado Dios de su religión, la católica.

Schiller tuvo que inventar algunos personajes para concentrar la acción en este tiempo tan corto, porque en realidad, María Estuardo estuvo encarcelada dieciocho años de su vida, muriendo a los cuarenta y cinco años. Otro fin de Schiller era constatar la dureza y la fragilidad de dos almas contrapuestas: la reina de Inglaterra, Isabel, y la reina de Escocia, María Estuardo. Salvando y condenando a las dos, María, maltratada por Isabel, condenada en tierra y purificada y salvada al otro mundo. Isabel, quien condena a Estuardo y se condena a si misma por su grave culpabilidad postergada y declarada durante todos los años de encierro, siendo abandonada por sus actos de mano de hierro.

Durante todas la obra vemos como se desarrollan los dos personajes principales, María, evoluciona de la pena al orgullo hasta la confesión, en tanto que Isabel se mantiene constantemente en sus dudas de cometer el acto atroz, teniendo momentos de compasión y de alma sensible, pero el orgullo, la rabia y el miedo a María, ceden a la destrucción. El fragmento que os pondré a continuación resume el contexto de la obra y el carácter de Isabel: los detractores de Isabel a favor de María, sus dudas desesperadas, su integridad y a la vez su endeblez, la presión del pueblo y su nacimiento bastardo. Es el momento decisivo, por el cual, con esta reflexión del monólogo, determinará la acción que tanto anhela el pueblo protestante inglés, matar a María Estuardo para no hacer peligrar el trono de Inglaterra y su religión. Veamos:

"¡Oh, esclavitud de quien sirve al pueblo!

¡Servidumbre indigna! ¡Que cansada estoy

de adular a un ídolo que mi corazón desprecia!

¿Cuándo me sentiré libre en este trono?

¡Hay que respetar la opinión, buscar

el elogio de la masa, debo complacer

al pueblo bajo al que sólo gustan

los charlatanes! ¡Oh, no puede decirse rey

quién tiene que complacer el mundo! Sólo puede serlo

aquel que puede obrar sin pretender

el aplauso de nadie. He ejercido

toda mi vida la justicia

y aburrido la arbitrariedad, por verme

ligada ahora de manos ante este

primer hecho violento, ¡inevitable!

¡El ejemplo que he dado, ahora me condena!

Si fuera como la tiránica María

de España, que me precedió en el trono,

¡podría colmar una sangre real

sin censuras! ¡Pero yo misma

he escogido libremente de obrar con justicia!

La omnipotente necesidad que fuerza

también la libre voluntad de los reyes

me impuso esta virtud. cercada

de enemigos, me mantiene el favor del pueblo

sobre este trono tan disputado. Y todas

las grandes potencias de los continentes

me quieren destruir. inconciliable,

lanza el Papa de Roma un anatema

sobre mi cabeza. El francés me entrega

con un falso beso fraternal, y una guerra

abierta y furiosa de exterminio

me preparan por mar los españoles.

Me enfrento a todo un mundo, mujer indefensa,

y debo encubrir con mis virtudes

la poca solidez de mis derechos,

esta mancha con que mi mismo padre

rebajó mi real nacimiento.

No se puede borrar. La ha sacado a luz

el odio de mis enemigos que me enfrenta

a la Estuardo como un eterno fantasma

amenazante. ¡No, que el terror acabe!

Debe caer su cabeza. Quiero tener paz. "

-diciembre del 2017. Traducción de la edición del "Institut del Teatre" de 1995.

comparte

Artículos destacados

Los esperpentos de Ramón del Valle-Inclán, por Sandra Sàrrias
Los esperpentos de Ramón del Valle-Inclán ...

Ramón del Valle-Inclán (1866-1936), fue un poeta, dramaturgo y novelista de la corriente literaria denominada "modernismo" de España, y con ...

'El viejo y el mar' de Ernest Hemingway por Sandra Sàrrias
"El viejo y el mar" de Ernest Hemingway p ...

Ernest Hemingway (1899-1961), fue un escritor y periodista estadounidense, uno de los más importantes del siglo XX. Su escritura mesurada, c ...